Home

bruce lee

Superbad o Supercool no sólo representa al género de comedias fáciles sino que se sale del cuadro y rompe con los esquemas de una manera tan simple y efectiva que se convierte automáticamente en clásico. Un género tan autorreferencial como este se fundamenta en dos cosas: sexo y asco. American Pie lleva como seis secuelas, las tres últimas directo a video. Superbad tiene como arranque el sexo y el alcohol, pero para dar inicio a una serie de reflexiones cotidianas cargadas de ironía y puteadas. El casting, guión, música y hasta el filtro de la cámara dotan a esta pequeña película de una extraña ternura tan realista como tantos recuerdos podamos podamos tener de nuestra propia adolescencia, salvando un sinnúmero de distancias culturales y temporales que quedan fuera del cuadro.

La premisa resulta familiar porque se inscribe en el formato clásico de la comedia yanqui, un género al que no estamos del todo acostumbrados y del que queda en nuestras retinas sólo un par de gags por lo mucho que se pierde en las traducciones y doblajes. Las típicas películas de adolescentes calientes y puteadores, inseguros e inocentes (hasta cierto punto, claro) tratando de conseguir sexo, drogas o rock and roll, pero en la mayoría de los casos, sexo. Lo que cambia en el caso de Seth Rogen y Evan Goldberg es que está contada por dos adolescentes calientes y puteadores, inseguros e ingenuos que supieron ver Porky`s y las películas de Kevin Smith.

seth

El idioma juega mucho en contra y los títulos ni hablar. Algo que pasa en ese sentido con la barrera idiomática, es que las líneas pasan casi desapercibidas y los chistes pueden no interpretarse plenamente. Con el timing justo en cada escena y en cada frase lo que sucede es un aluvión de risa, donde se pierden muchos chistes tapados por carcajadas. A eso apunta esta película y no tanto a la escatología como sus predecesoras. La versión sucia (para algunos, no para mi) de este nuevo estilo es Virgen a los 40. Una joya.

La iniciación, los disparates, el enorme arte de la puteada y la cotidianeidad reflejada son mérito de los autores. Rogen y Goldberg escribieron esta joyita a los 16, como la película que los identificara y que, por supuesto, desearían ver con sus amigos tomando la cerveza de sus padres.

El éxito de esta pequeña película es para mi algo que va a llegar con el tiempo, con el cable y sus eternas repeticiones. A muchos les va a encantar de entrada y a otros no. Hasta ahora no escuché una crítica mala, de nadie. Mediocres si, pero así son los clásicos, como los vinos que tienen que madurar.

Si no la viste andá corriendo al video, de paso alquilá Ligeramente Embarazada y Virgen a los 40. La misma gente cagándose de risa de las mismas cosas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s